91 319 21 76 | 91 319 39 34 asesoria@tadisa.com

Registro de jornada: ¿qué pasa con los desplazamientos?

Entre las muchas dudas que se vienen generando desde la entrada en vigor de la obligación empresarial del Registro de las jornadas de trabajo, proliferan las relativas a los tiempos dedicados al desplazamiento vinculado a las relaciones laborales, sobre si hay que tratarlos o no como tiempo de trabajo.

A este respecto hay que tener en cuenta los preceptos legales de la Directiva 2003/88/CE y del Estatuto de los Trabajadores.

La Directiva regula el tiempo de trabajo en su artículo 2 en el que establece “se entenderá por 1) Tiempo de trabajo: todo período durante el cual el trabajador permanezca en el trabajo, a disposición del empresario y en ejercicio de su actividad o de sus funciones, de conformidad con la legislaciones y/o prácticas nacionales”.

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea, ha declarado de forma reiterada que la mencionada Directiva define el concepto de tiempo de trabajo como todo período durante el cual el trabajador permanece en el trabajo, a disposición del empresario y en ejercicio de su actividad o de sus funciones, y que este concepto se concibe en contraposición al de período de descanso.

Por su parte, el Estatuto de los Trabajadores en su artículo 34 habla de la jornada laboral y, en su apartado número 5, establece que “el tiempo de trabajo se computará de modo que tanto al comienzo como al final de la jornada diaria el trabajador se encuentre en su puesto de trabajo”. Este artículo no establece ninguna definición completa del término.

Y el registro de jornada, ¿cómo se hace?

Las dudas surgen, entre otras situaciones, respecto de la necesidad de prestar servicios en lugar diferente al centro de trabajo habitual, o en aquellos casos en los que no teniendo un centro de trabajo fijo, los trabajadores se ven en la necesidad de desplazarse para prestar sus servicios en domicilios o establecimientos diferentes.

Para dar respuesta a estas dudas hay que distinguir entre aquellos trabajadores que tienen un centro de trabajo determinado, de aquellos que por el contrario no tienen un centro de trabajo fijo.

En el primero de los casos, reiterada jurisprudencia ha entendido que en el caso de que el trabajador realice desplazamientos que no sean propios de la ida y vuelta al trabajo desde el domicilio o residencia del trabajador deben considerarse como jornada de trabajo. En estos supuestos el Tribunal supremo entiende que cuando el horario se anticipa para el trabajador a fin de realizar una actividad concreta en un determinado lugar que no es el de trabajo, el tiempo dedicado a desplazarse desde el centro de trabajo a distinto lugar, debe considerarse o computarse como jornada de trabajo, es decir todos aquellos desplazamientos que no sean propios de la ida y vuelta al trabajo desde el domicilio o residencia, sino que sean desplazamientos que están determinados por un deber impuesto por la empresa en atención a las necesidades o conveniencias del servicio debe computarse como jornada de trabajo, (Sentencia del Tribunal Supremo de fecha 28 septiembre de 2000; sentencia de 24 de junio de 1992 ( RJ 1992, 4669)). En ese sentido falló el Tribunal Superior de Justicia de Extremadura en su Sentencia núm.442/2001 dónde reconoció como tiempo efectivo de trabajo los desplazamientos que realizaba el trabajador que estuvo prestando sus servicios entre el 16 de octubre y el 17 de noviembre de 2.000 en una obra en la localidad de Botoa, que no era su lugar de trabajo, invirtiendo veinte minutos en la ida y otros tantos en la vuelta con un inexistente desplazamiento o movilidad geográfica.

Así, enel primero de los casos, solo computará como tiempo efectivo de trabajo el desplazamiento desde el centro de trabajo hasta el lugar de trabajo, en caso de que ambos no coincidan, o desde el centro de trabajo a otro lugar cuando así lo exija el empresario, por ejemplo en el caso de que los trabajadores tengan que desplazarse a un lugar distinto al centro de trabajo para recoger el material que utilizan para realizar sus tareas o funciones.

En el segundo de los casos, estamos hablando de trabajadores que no tienen adscrito un centro de trabajo fijo, sino que han desplazarse cada día desde su domicilio al centro de un cliente de la empresa, diferente cada día, y volver a su domicilio desde el centro de otro cliente a su vez diferente (siguiendo una ruta o listado que es fijado por la empresa).

En este punto hay que tener en cuenta la Directiva 2003/88/CE y sobretodo la Sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea de 10 de septiembre de 2015.

El concepto de tiempo de trabajo se determina a través de diversos elementos:

  1. El primero de ellos que es “el trabajador debe estar en ejercicio de su actividad o de sus funciones”, en relación a éste primer elemento debe entenderse que los trabajadores están en ejercicio de su actividad o de sus funciones durante el tiempo de desplazamiento del domicilio a los centros de los clientes. Esto es así porque los desplazamientos que realizan los trabajadores sin centro de trabajo fijo para dirigirse a centros de clientes que son asignados por el empresario son entendidos como el instrumento necesario para ejecutar sus prestaciones técnicas en los centros de dichos clientes, sin esos desplazamientos el trabajador no podría realizar sus funciones.
  2. El segundo elemento que constituye el concepto de tiempo de trabajo es “que el trabajador debe estar a disposición del empresario durante ese tiempo”, en definitiva lo que viene a decir el legislador es que el trabajador está obligado en todo caso a estar físicamente presente en el lugar determinado con anterioridad por el empresario y que debe permanecer a disposición de éste para poder realizar de manera inmediata las prestaciones adecuadas en caso de necesidad. Por lo tanto para poder considerar que un trabajador está a disposición de su empresario debe estar en una situación en la que esté obligado jurídicamente a obedecer las órdenes e instrucciones del empresario, ejerciendo la actividad por cuenta de éste. Por el contrario, si los trabajadores gestionan ellos mismos su tiempo, con menos limitaciones y puedan dedicarse a asuntos personales estaríamos en un supuesto donde no puede constituirse tiempo de trabajo. Lo que es determinante en este segundo elemento que define el concepto de tiempo de trabajo a tenor de la Directiva es que en esos desplazamientos los trabajadores estén sometidos a las órdenes e instrucciones de su empresario, que puede cambiar y modificar la ruta entregada al trabajador.
  3. El tercer elemento que constituye el concepto de tiempo de trabajo es “todo periodo durante el cual el trabajador permanezca en el trabajo”, la permanencia en el trabajo de los trabajadores afectados, no puede reducirse a la presencia física de los mismos en los centros de los clientes. Ya que cuando hacen uso de un medio de transporte para dirigirse a un cliente que les asigna su empresario, ha de considerarse que los trabajadores permanecen «en el trabajo». El Abogado General en la sentencia Tribunal de Justicia de la Unión Europea de 10 de septiembre de 2015 entiende que el requisito sobre la permanencia en el trabajo, esta conectado con el requisito de estar a disposición del empresario.

Hay que tener en cuenta que esos desplazamientos deben entenderse como instrumentos para la posible realización de sus servicios o funciones ya que sin esos desplazamientos sería imposible que en trabajador llevase a cabo las funciones encomendadas, por tanto, son consustanciales a la condición de los trabajadores que no tienen centro de trabajo fijo sino que deben desplazarse a los centros de los clientes, por lo tanto el lugar de trabajo de los trabajadores no puede reducirse única y exclusivamente a los lugares de intervención física y los domicilios o establecimientos de los clientes.

Los desplazamientos deben computarse como jornada laboral en estos casos:

Para concluir y a modo de resumen de todo lo expuesto anteriormente, los desplazamientos deben computarse como jornada laboral en los casos de trabajadores con centro de trabajo fijo que por deber impuesto por la empresa en atención a las necesidades o conveniencias del servicio tengan que desplazarse para ejercer sus funciones a un lugar distinto al centro de trabajo, y en relación a aquellos trabajadores que no disponen de un lugar fijo de trabajo si concurren los requisitos que expone el Tribunal de Justicia de la Unión Europea en su Sentencia de 20 de septiembre de 2015, es decir: periodo durante el cual el trabajador permanezca en el trabajo (entendiendo que este elemento va más allá de la presencia física del trabajador en su puesto de trabajo, se conecta este elemento con la disposición que tiene el empresario sobre el trabajador); período durante el cual el trabajador permanece a disposición del empresario (entendiendo como tal el grado de limitaciones que sufre el trabajador durante esos desplazamientos en relación a la organización de su tiempo privado y a la dedicación de sus asuntos personales) y período durante el cual el trabajador permanece en ejercicio de su actividad o de sus funciones (entendiendo que dichas funciones son propias del trabajador o consustanciales a su puesto de trabajo, ya que los desplazamientos son el instrumento para que el trabajador pueda desarrollar sus funciones).

¿Alguna duda? No pierda el tiempo, pregunte

11 + 9 =

Tenemos respuestas.

Laboral: más novedades

Los funcionarios interinos no tienen derecho a indemnización por despido, según la Justicia europea

Los trabajadores interinos nombrados para cubrir una vacante hasta que la cubra un funcionario de carrera no tienen derecho a indemnización, según la recomendación realizada por el Abogado General a los magistrados del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE). De esta forma, el TJUE parece estar más cerca de la doctrina establecida y aplicada por el Tribunal Supremo español.

leer más

Videovigilancia y cámaras ocultas:¿sirven como prueba?

La Gran Sala del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (17/10/2019) ha resuelto el recurso planteado por el Gobierno de España frente a la sentencia de 9-1-2018 por la que el mismo tribunal le condenaba a indemnizar con 4.000 euros por daño moral a 5 trabajadoras despedidas tras haber sido grabadas robando en el supermercado en el que trabajaban.

leer más
¿Quiere las noticias en su email?

Tenemos respuestas.

Fiscal

No pague de más.
Toda la información. Toda la gestión.

Laboral

Contratos, bonificaciones, despidos, EREs y mucho más.

Jurídico

Somos especialistas en Derecho Tributario, Laboral y de Seguridad Social.

TADISA siempre a su lado

0 0 0
Todas las noticias en tu email

Todas las noticias en tu email

Te enviamos mensualmente la información más relevante.

Gracias por confiar en TADISA!