91 319 21 76 | 91 319 39 34 asesoria@tadisa.com

Un experto tributario de los Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) recomienda no apresurarse a confirmar el borrador en el móvil e incluir antes todas las deducciones a las que los contribuyentes tienen derecho.

La campaña de Renta 2017 no presenta prácticamente ninguna novedad desde el punto de vista normativo, aunque sí desde el tecnológico, ya que este año, por primera vez, los contribuyentes pueden acceder a los datos fiscales a través del smartphone, mediante una nueva app que facilita presentar el borrador, pero no modificarlo. Por ello, una confirmación apresurada puede hacer perder deducciones o no incluir algún dato relevante, como las cuotas sindicales, un cambio de la situación familiar o bonificaciones autonómicas, por citar sólo algunos ejemplos.

Pero por los mecanismos tradicionales también se corre el riesgo de olvidar incluir información que podría permitir al contribuyente beneficiarse en mayor medida de muchas de las deducciones de la considerada por muchos como la campaña estrella de la Agencia Tributaria.

Cuotas sindicales y colegios profesionales

Así, algunos gastos deducibles de los rendimientos del trabajo que deben incluirse en la declaración son las cuotas sindicales y a colegios profesionales, siempre que la colegiación sea obligatoria para trabajar. También pueden deducirse los gastos en abogados para defenderse frente al pagador o hasta 2.000 euros por los gastos en que pueda desembocar la movilidad geográfica del empleado. Y en cuanto a rendimientos del trabajo se refiere, los trabajadores con discapacidad que se encuentren en activo, en función del grado de discapacidad, ahora pueden desgravarse entre 3.500 euros y 7.750 euros.

Viviendas y locales vacíos

Por otra parte, las viviendas y locales vacíos generan lo que se denomina “imputación de rentas inmobiliarias“, que hay que revisar para corroborar que no haya inmuebles que ya no sean de nuestra propiedad, que sean de varios titulares o que esté habitado por el excónyuge…

Ganancias patrimoniales

Respecto a sus posibles ganancias patrimoniales, el contribuyente debe cerciorarse de que estén reflejadas en el borrador para evitar que la Agencia Tributaria practique la liquidación, lo que es motivo de sanción. En este contexto, existen exenciones para las ganancias patrimoniales obtenidas después de vender su vivienda habitual para los mayores de 65 años o las personas que se encuentren en situación de dependencia severa o de gran dependencia.

Asimismo, también hay exenciones disponibles para las ganancias logradas por los mayores de 65 años tras vender cualquier tipo de bien, siempre que el importe de lo ganado se destine a la creación de una renta vitalicia o se reinvierta en la compra o rehabilitación de otra vivienda habitual en un plazo de dos años.

Casamientos, muertes, nacimientos… En un año pueden ocurrir muchos acontecimientos que alteren la situación familiar. Y todos esos cambios deben figurar también en el borrador de la declaración de la renta. Sobre todo los relacionados con la llegada de nuevos miembros a la familia, que incluso podrían dar lugar a importantes deducciones.

En este sentido, es un error bastante común incluir en la declaración a un hijo que haya realizado pequeños trabajos por los que hubiera cobrado más de 1.800 euros pero menos de 8.000 euros, siendo preferible no presentarla si no está obligado, ya que la devolución que pueda obtener será menor que el beneficio de incluirlo. De igual modo, conviene tener muy en cuenta -si las hubiese- las minusvalías, tanto personales como familiares.

Ayudas sociales

Dentro de las posibles deducciones relacionadas con las situaciones familiares, los contribuyentes también pueden beneficiarse de las nuevas ayudas sociales, bajo la fórmula de deducciones en el IRPF a favor de determinados tipos de familias. Esta deducción la podrían aprovechar los miembros de las familias numerosas, quienes tengan ascendientes o descendientes con discapacidad, así como las familias monoparentales con dos hijos sin derecho a anualidades por alimentos.

Las madres trabajadoras con hijos menores de tres años también pueden beneficiarse de una deducción de 1.200 euros anuales, o de 100 euros al mes si se solicita anticipadamente. En cualquier caso, todas estas deducciones, salvo las de familia numerosa y las de familia monoparental con dos hijos, son compatibles entre sí.

Dime dónde vives y te diré qué puedes deducirte

Al margen de la familia, la comunidad autónoma de residencia es determinante a la hora de hacer la declaración, ya que las deducciones varían de unas a otras. Y entre estos beneficios fiscales que difieren según el mapa se encuentran los gastos por estudios de los hijos, por adopción, por alquiler de vivienda

Precisamente, pese a que la deducción estatal por alquiler de vivienda habitual ha desaparecido, se mantiene vigente para los inquilinos con contratos anteriores a 2015, quienes pueden continuar deduciéndose el 10,05% de las cuotas en el periodo impositivo por el alquiler de su vivienda habitual, siempre que su base imponible sea inferior a 24.107,20 euros anuales.

Al mismo tiempo, algunas comunidades autónomas tienen establecidas deducciones al alquiler con otros requisitos, como Andalucía, Asturias, Baleares, Canarias, Cantabria, Castilla La Mancha, Castilla y León, Cataluña, Extremadura, Galicia, Madrid y Comunidad Valenciana.

Además, la deducción por la compra de una vivienda habitual, que también desapareció, continúa aplicándose a quienes compraron o realizaron algún pago para su construcción antes de 2013. De ahí la importancia de comprobar que esta deducción consta en el borrador, máxime teniendo en cuenta que a veces, por errores del banco, no aparecen los datos del préstamo hipotecario, o al existir más de un préstamo Hacienda no lo incluye por desconocer cuál se destinó a la compra de la vivienda.

¿Hiciste obras en casa?

En relación a los inmuebles, quienes hayan realizado obras de rehabilitación o ampliación de la vivienda habitual antes de 2013 y las hayan terminado antes de 2017 deben revisar el borrador exhaustivamente, al igual que los contribuyentes que se hubieran gastado dinero en adecuar sus inmuebles a personas con discapacidad en ese mismo periodo de tiempo.

Además, el ex cónyuge que abandonó la vivienda familiar antes de 2013 y que sigue pagando toda o una parte de la hipoteca del inmueble donde residen los hijos menores no debe olvidar corregir su borrador para incluir la deducción por vivienda habitual, que es compatible con la de alquiler a la que pueda tener derecho.

De igual manera, las aportaciones a los partidos políticos dan derecho a una deducción del 20% de las cuotas de afiliación, y la última reforma fiscal también introdujo mejoras para algunas deducciones por donativos.

Y ahora que está tan candente el debate en torno a los pensionistas, los contribuyentes con dinero en planes de pensiones privados deben verificar todas las aportaciones que hayan realizado, que no siempre refleja el borrador y que pueden suponer un ahorro fiscal de entre un mínimo del 19% y un máximo del 45% de la inversión.

Finalmente, los intereses devueltos por las cláusulas suelo de las hipotecas no deben ser olvidados antes de confirmar el borrador, aunque lo normal es que éste advierta de su existencia y de la necesidad de regularizar estos intereses si se dedujeron en declaraciones de la renta de años anteriores.

Los que vienen, tras el arranque oficial de la campaña, son días de quebraderos de cabeza para unos, de prisas para otros y de obligaciones para casi todos. Y si bien es cierto que con Hacienda se puede cumplir a golpe de clic, también lo es que resulta relativamente sencillo meter la pata independientemente de cómo se presente la declaración. Por ello, conviene tener la información fiscal a mano, bien atada, y revisar a fondo un borrador con el que muchos españoles podrían beneficiarse más de lo que lo hacen (si lo supieran).