91 319 21 76 / 91 319 39 34 asesoria@tadisa.com

TS unif doctrina 13-7-17, EDJ 150729

​La trabajadora, que venía prestando servicios para la entidad bancaria con destino en una oficina de Sevilla, solicita el reingreso tras una excedencia voluntaria de 5 años. Durante la excedencia, se produjo el cierre de la oficina por lo que la empresa le ofrece la reincorporación en una vacante de su categoría en una oficina de Córdoba o de Granada. La trabajadora rechaza el reingreso en esas plazas, lo que la empresa interpreta como una negativa a reincorporarse que agota su derecho expectante e implica la resolución del contrato por su propia voluntad.

La trabajadora presenta demanda de despido alegando infracción del ET art.40.1 y 46 en relación con el art.32 del Convenio Colectivo de Banca Privada que dispone que “el excedente voluntario que reingrese ocupará la primera vacante de su nivel que se produzca en la misma plaza que prestaba sus servicios al quedar en situación de excedencia”.

La demanda es estimada en primera instancia y desestimada en suplicación. La trabajadora interpone recurso de casación para la unificación de doctrina aportando como de contraste la sentencia del TSJ Madrid 15-3-13, EDJ 255750. Considera que el derecho del trabajador excedente voluntario a reincorporarse laboralmente se entiende referido al ámbito de la empresa, debiendo entenderse por tal el marco geográfico concreto en que el trabajador desempeña su trabajo y no en el sentido amplio de unidad de producción compresiva de toda organización.

El ET art.46.5 regula el derecho preferente del excedente a reincorporarse en las vacantes de la misma categoría que se produzcan en la empresa. Pero, tal y como ha manifestado el TS 12-12-88, tomar en consideración la empresa y no el centro de trabajo es una solución lógica solo si se ofrece al trabajador un puesto de trabajo que no pertenezca al mismo centro de trabajo pero que no le obligue a cambiar de residencia. No lo es en cambio cuando la ubicación del nuevo centro de trabajo le obliga a dicho traslado, pues esto supondría una vía para que la empresa hiciese irrealizable el derecho de vuelta al trabajo que tiene legalmente reconocido el trabajador excedente.

En el supu​esto analizado, la reincorporación en las vacantes ofrecidas por la empresa obligaría a la trabajadora al traslado de su domicilio desde Sevilla hasta Córdoba o Granada. Por ello, el TS, estima el recurso de casación para unificación de doctrina y declara que la negativa de la empresa a reincorporar a la trabajadora en la misma plaza en la que prestaba sus servicios no supone un despido, pero tampoco supone una dimisión o renuncia de la trabajadora su negativa a reincorporarse en el puesto ofrecido, manteniendo el derecho expectante a reincorporarse en las condiciones previstas en el Convenio Colectivo.