91 319 21 76 / 91 319 39 34 asesoria@tadisa.com

Claves para presentar correctamente la declaración trimestral de IVA 

El IVA (Impuesto Sobre el Valor Añadido), grava los productos y servicios de consumo que se generan en la cadena de producción | Este impuesto siempre es abonado por los clientes (aunque es soportado por los empresarios) | Pymes y autónomos son los encargados, junto a grandes empresas, de recaudar este impuesto indirecto. Ejercen de intermediarias entre el cliente y la propia Agencia Tributaria.

Liquidaciones en autónomos

Las empresas y los trabajadores por cuenta propia están obligados a liquidar periódicamente la diferencia entre el IVA que han generado y el que han obtenido en sus ventas.

Cualquier trabajador autónomo que realice labores comerciales está obligado a presentar la declaración trimestral del IVA. Los arrendadores, promotores comerciales y sociedades mercantiles también deberán realizar esta declaración.

No están obligados a realizar la declaración trimestral del IVA los siguientes casos:

  • Centros públicos o privados de enseñanzas autorizadas y personas que ofrecen clases particulares de materias incluidas en los planes de enseñanza.
  • Asistencia médica y servicios sanitarios.
  • Servicios profesionales relacionados con la cultura y que conlleven derechos de autor; escritores, pintores, colaboradores literarios y gráficos.
  • Operaciones relativas a seguros y capitales.
  • Servicios de mediación en operaciones financieras.
  • Arrendamientos y entregas de viviendas.
  • Entrega de sellos de correos y de timbrado de curso legal.
  • Entrega y expedición de bienes transportados fuera del territorio español e Islas Baleares.

La declaración será trimestral y las empresas y trabajadores autónomos dispondrán de 20 días naturales, un vez concluido dicho trimestre.   En caso de que el último día coincida con fin de semana, se trasladará al siguiente día hábil.

Justo en este momento, acabamos de terminar el periodo de entrega de declaración trimestral. El pasado día 20 de octubre, se debieron presentar las liquidaciones entre las facturas emitidas y recibidas durante los meses julio, agosto y septiembre. Se contabiliza la diferencia entre el IVA repercutido y soportado en ese periodo de tiempo, y se debió presentar a Hacienda.