91 319 21 76 | 91 319 39 34 asesoria@tadisa.com

Las cantidades percibidas en concepto de propinas que recibe un empleado son rendimientos del trabajo y están sujetas al Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, según explica una consulta vinculante de la Dirección General de Tributos.

La Dirección General de Tributos (DGT) entiende, aplicando el artículo 17.1 de la Ley 35/2006 del IRPF, que las cantidades percibidas en concepto de propinas que recibe el trabajador son rendimientos del trabajo y están sujetas a tal impuesto y a su sistema de retenciones a cuenta.

Por tanto, la empresa está obligada a retener e ingresar parte de dichas propinas, tal y como señala el artículo 76, apartado 1 del reglamento del IRPF.

Esta situación se da al incluirse las referidas propinas como retribución extrasalarial en la nómina del trabajador. En este caso, la empresa deberá incluirlas como rendimiento variable en su declaración de IRPF, por lo que incrementarán el rendimiento obtenido por el trabajador como salario y, consecuentemente, los impuestos relacionados con dichos ingresos también se incrementarán.

 

Impuesto de Sociedades

En el ámbito empresarial, las cantidades entregadas por los clientes en concepto de propina constituyen un ingreso contable que debe integrarse en la base imponible del Impuesto sobre Sociedades, con independencia de que aquellas se distribuyan con posterioridad entre los trabajadores. Sin embargo la entidad podrá deducirse como gasto dicho importe siempre que esta remuneración derive del contrato celebrado entre el trabajador y la entidad.

 

IVA

Hay que entender, según señala una consulta vinculante de la DGT, que la empresa recibe propinas como mero intermediario entre sus clientes y sus empleados, y no como retribución por la prestación de servicio o la entrega de un bien. Las cantidades recibidas como propinas no constituyen ingreso fiscal, puesto que la entidad actúa como intermediario en la remuneración a terceros. Derivado de lo anterior se deduce que tampoco su reparto entre el personal tendrá la consideración de gasto fiscal, por lo que la empresa no tendrá que declarar IVA por esas propinas, ni las mismas serán ingreso para la empresa, ni tampoco el pago de estas a los trabajadores será gasto para la empresa.

 

Seguridad Social

La regulación referente a las cantidades que integran la base de cotización, en la Ley General de la Seguridad Social, permite deducir que las propinas que se incluyan en el recibo de salarios incrementarán la base de cotización y, consecuentemente, obligará a cotizar a la empresa por el importe de dichas propinas, lo que supone un coste adicional para la empresa del 34%, aproximadamente.

 

Qué pasa en los casinos

Un caso particular son las cantidades dinerarias denominadas tronco de propinas originadas por las propinas generadas en los casinos.  La Dirección General de Ordenación de la Seguridad Social afirma que la participación en dicho tronco, a percibir por los trabajadores de casinos de juego, no ha de integrar la base de cotización al proceder estas cantidades de la liberalidad de los clientes y no del empresario en contraprestación por el trabajo prestado, pues en caso contrario se estaría obligando a cotizar por unas cantidades que un tercero decide voluntariamente y en base al azar dejar o no en el casino. Por otra parte, el gasto contable, en los términos previstos en la Orden de 9 de enero de 1979, será fiscalmente deducible, en la medida en que no se trata de un gasto que no tiene la consideración de fiscalmente no deducible con arreglo a la LIS y siempre que se cumplan las condiciones legalmente establecidas en términos de inscripción contable.