91 319 21 76 | 91 319 39 34 asesoria@tadisa.com

Algunos profesionales deben incluir, obligatoriamente, retenciones por el IRPF en las facturas a sus clientes.   

Cuando un trabajador autónomo prepara una factura, no siempre debe aplicar la retención correspondiente al IRPF a la misma. Solo deben hacerlo aquellos autónomos que, en función de su actividad son considerados profesionales. Es decir, aquellos que figuran en alta en las Secciones segunda y tercera del Impuesto de Actividades Económicas y, en concreto, entre las Actividades profesionales y artísticas.

En el caso de este tipo de profesionales, que sí deben aplicar el descuento por el IRPF, el tipo general de retención para las actividades profesionales es del 15%. Los nuevos autónomos pueden aplicar el 7% durante los tres primeros años de actividad.

Algunas actividades que tributan por módulos aplican retenciones del 1%, así como las actividades ganaderas de engorde de porcino y avicultura.

Por otro lado, las actividades agrícolas y ganaderas, salvo las antes citadas y las actividades forestales, deben aplicar el 2% de retención del IRPF.

Obligaciones tributarias por el IRPF

En el caso de que el trabajador autónomo no aplique las retenciones del IRPF a más del 70% de las facturas que emite, deberá presentar cada trimestre el modelo 130. Y este modelo se presentará tanto si se tributa en estimación directa normal o en simplificada.

Ese modelo no es el mismo para todos los trabajadores autónomos. Por ejemplo, aquellos que tributan por módulos, esto es, por estimación objetiva, deben presentar el modelo 131.

En cambio, aquellos trabajadores por cuenta propia que se dedican a actividades como la agricultura, la ganadería o forestales, y el año anterior practicaron retenciones a al menos el 70% de sus facturas, no deben presentar dicho modelo.

Todas las noticias en tu email

Todas las noticias en tu email

Te enviamos mensualmente la información más relevante.

Gracias por confiar en TADISA!

0 0 0 0