91 319 21 76 | 91 319 39 34 asesoria@tadisa.com

​El trabajador ha estado incluido en el RETA de 1-1-2011 al 31-12-2014, fecha en que cesa en su actividad, solicitando la prestación ante la Mutua correspondiente el 7-11-2014, por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción determinantes de la inviabilidad del negocio o actividad. Los datos económicos, aportados a efectos de solicitud, fueron de 848,60 euros de pérdidas en 2013 y de 1.785,40 euros de pérdidas en el trimestre de 2014. Desde el 1-1-2013 a 13-3-2013 había percibido prestaciones por IT a razón de 1.545,48 euros.

La Mutua deniega la prestación por cese de actividad, por lo que el trabajador autónomo interpone demanda de Seguridad Social, que es desestimada y confirmada por el TSJ al considerar que para determinar la existencia de la causa económica se debe computar la prestación de IT por lo que el saldo de 2013 resulta positivo y supone la denegación de la prestación por cese de actividad. El trabajador interpone recurso de casación para la unificación de doctrina ante el TS.

Para resolver la cuestión el TS analiza la finalidad de ambas prestaciones: mientras el subsidio  de IT es una renta sustitutoria cuya finalidad es suplir con la falta de rentas derivada de una situación de baja laboral, la prestación por cese de actividad proporciona a los trabajadores autónomos  prestaciones ante la situación de cese total en la actividad que originó el alta, a pesar de poder y querer ejercer una actividad económica o profesional entre otras causas por motivos económicos, técnicos, productivos u organizativos. Esto supone que el subsidio de IT no tiene ninguna relación con el éxito o con el fracaso de la actividad empresarial, y aunque  debe constar en su declaración de IRPF del autónomo, su cuantía no se computa en la prestación por cese de actividad al no guardar relación con los ingresos de la actividad del profesional.

Esto debe suponer que la solicitud de la prestación por cese de actividad no se analice el nivel de rentas del trabajador autónomo, sino si concurre una causa económica calificada como situación legal de cese de actividad, definida por los ingresos y las pérdidas  en el ejercicio de esa actividad profesional.

Por ello, en el supuesto enjuiciado, se debe excluir lo percibido como subsidio de IT de los ingresos del primer trimestre de 2013, lo que supone el reconocimiento de la prestación al cumplirse el requisito de acumular unas pérdidas del ejercicio de la actividad, en un año completo, superiores al 30% de los ingresos, o al 20% en dos años consecutivos y completos.

Se estima el recurso de casación para la unificación de doctrina y se revoca la sentencia dictada por el TSJ.

TS unif doctrina 14-3-18, EDJ 30002