91 319 21 76 / 91 319 39 34 asesoria@tadisa.com

TS unif doctrina 11-10-17, EDJ 227372

La solicitante de la pensión de viudedad había contraído matrimonio con el causante el 27-5-1972 de quién se divorció en 18-4-1995 | El causante fallece el 1-1-2006 y  el ISM reconoce a la ex-conyuge una pensión de viudedad en cuantía correspondiente al 52% de la base reguladora, a la que a su vez aplica una prorrata en proporción al período de convivencia con el causante del 56,95%, por lo que la pensión a percibir ascendió a 308,90 euros.

Al tratarse de una pensión inferior a la mínima anual, la viuda solicita al ISM el abono de complemento por mínimos. El ISM deniega la solicitud ya que entiende que el importe de su pensión es superior a la que resulta de aplicar a la pensión mínima prevista la prorrata correspondiente al tiempo de convivencia.  Disconforme con esta resolución, la solicitante interpone demanda, reconociéndose en suplicación su derecho a percibir un complemento por mínimos. Posteriormente, el ISM  regulariza de nuevo de la pensión de viudedad percibida al entender que ha percibido prestaciones superiores a las que le corresponden en concepto de complemento por mínimos. Presentada de nuevo demanda, se desestima la pretensión del ISM que acaba interponiendo recurso de casación para la unificación de doctrina.

La cuestión controvertida consiste en  determinar el modo de calcular el importe del complemento por mínimos en el caso de la pensión de viudedad que es reconocida a quien, por hallarse separado o divorciado del causante, se le abona la pensión en atención a la prorrata por el tiempo de convivencia con aquel.

La doctrina del TS ha señalado que de concurrir varios beneficiarios de la pensión de viudedad, el complemento por mínimos se debía abonar en el porcentaje fijado para la pensión de viudedad, al tratarse de una única pensión de carácter contributivo. No existe una multiplicidad de pensiones de viudedad, sino una que se distribuye entre varias beneficiarias. Ese mismo criterio también ha servido para  resolver los supuestos en los que, pese a no concurrir otro beneficiario, se estaba ante pensiones de viudedad cuya cuantía era proporcional al tiempo de convivencia (pensiones causadas antes del 1-1-2008).

No obstante, el TS considera necesario cambiar su criterio cuando no consta que exista otra persona con derecho a la pensión de viudedad. Considera que, aplicando la anterior doctrina, resultaría difícil cumplir el objetivo de paliar una situación de necesidad, ya que la cuantía fijada como pensión mínima garantizada para cada año es minorada por la aplicación del porcentaje correspondiente en relación con una prestación que, de no complementarse, no alcanzaría por sí sola el umbral económico fijado.

Recuerda que el complemento por mínimos tiene una naturaleza autónoma y se fija anualmente, de tal manera que en cada anualidad el Estado determina cuál es el mínimo legal que cualquier pensión de viudedad debe alcanzar. En el supuesto enjuiciado al no establecerse distinción alguna en los correspondientes reales decretos para los años del periodo reclamado (2009 a 2011) y siendo la pensión de viudedad de la actora la única de tal clase causada por el trabajador fallecido, sí debe de aplicársele el complemento por mínimos en la cuantía señalada para cada una de dichas anualidades.

Añade el TS, por tanto, que solo cuando concurran varios beneficiarios puede seguirse afirmando que se está ​ante una única pensión que, al repartirse, obliga también a repartir los complementos por mínimos.

Por ello, se desestima el recurso de casación para la unificación de doctrina  interpuesto por el Instituto Social de la Marina (ISM).

Notas

1) La sentencia contiene un voto particular concurrente.

2) El cálculo de la pensión de viudedad a prorrata del tiempo de convivencia está referida a las pensiones anteriores a 1-1-2008 (entrada en vigor de L 40/2007). Actualmente, en caso de un solo beneficiario, únicamente se calcula la pensión en cuantía proporcional al tiempo vivido con el causante fallecido en los supuestos de nulidad matrimonial.